domingo, 13 de agosto de 2017

To The Bone

Una reverenda pendejada.

Hay películas con el mensaje de "Estando en el fondo sólo puedes ir arriba" pero eso nunca justifico que se quisiera estar en una posición despreciable y prolongada siguiendo este tropo. Aquí el mensaje es "Tienes que tocar fondo para salir de él".
El personaje principal, a diferencia de la comida que le ponen enfrente, es insípido.

También es exasperante y enervante ver en extremo lo condescendientes que son los cercanos de la protagonista. Pareciera que sólo por ser anorexia la película justificara esta posición tan clemente.
Cosa que también es un problema. No por sólo tratar una enfermedad de éste tipo se le excusa no profundizar en ella. En Mary and Max trataron el tema del autismo explorando al personaje de Max; aquí ésta chica no tiene razón o motivo más allá de que "tiene anorexia", y aunque se da una razón del porqué tiene esa posición, no es el origen del problema, por lo que aunque mínimamente trabajado, no excusa en nada algo con lo que no podemos simpatizar.

Aunque ésta llega a tener cierto progreso, vuelve al bucle de no querer volver a comer.

No es pretenciosa, pero sólo es pobre tratando el tema principal. Salvo uno que otro personaje realmente trabajado y con motivaciones, la película no resalta en nada.

jueves, 19 de mayo de 2016

Angry Birds - RESEÑA

Es triste saber que Rovio tenía todas sus esperanzas como empresa de seguir a flote con la película de Angry Birds, y en esencia es más deprimente aún darla por muerta ya que como película está por debajo de lo estimado, y en calidad narrativa, ni se diga...
Pero seamos sinceros, no hay mucho material de dónde agarrar. Es decir, está basada en los juegos que constan de disparar pájaros con una resortera para matar cerdos. Es un concepto sumamente simplista y la película fue más un suicidio que una producción mediocre.

La película está desarrollada con personajes muy unidimensionales y para la exposición que tienen se pudo explorar aunque sea un poco más. La trama es un rescate y su primer acto es un poco más prolongado de lo que debería, cosa que la vuelve peor porque hay mucho movimiento pero muy poco progreso. Se va muy por lo seguro, incluso copiando los clichés de escenas con personajes bailando que no dejan avanzar a la trama, referencias forzadas claro síntoma de poca substancia, incomprensiones lógicas que incuso un niño podría cuestionarse y peor, sin tener alguna claridad y para finalizar, la típica despedida musical. (¿Las aves no vuelan? Mínimo explíquenme el “por qué” antes de decir tal falacia).

Inclusive es aburrida a nivel visual. Los diseños son muy robustos para los diseños simplistas y simpáticos que tenía el juego original, pero como obviamente es una película, se requería diálogo, y los diseños hasta cierto punto los veo necesarios, aunque siguen siendo forzados para una película que no es más que un cashgrab.

Si tienes un humor muy simple, no pasará a mayores y es, como comúnmente se dice “Palomitera”. No es que sea duro con la calificación, pero es difícil poder creer desde un principio que un concepto tan simple, pueda tener algún argumento, no precisamente abundante, pero sí funcional. Se pudo hacer algo más substancial con la simplicidad de sus personajes, se le pudo haber dado una razón más convincente al personaje principal fuera del “Estuvimos mal ahora sí te necesitamos”, pero no. Clichés andantes que figuran ya haber estado en otras películas, algo que Horton y el mundo de los Quién sí supo hacer mejor en cuanto a desarrollo de sus personajes.

Cuando menos no viene cargando pretenciosidades, pero eso en ninguna realidad es considerado como un aspecto positivo.

(2/5)






domingo, 8 de mayo de 2016

The Other Side of the Door - Reseña

The Other Side of the Door es una película que insulta la inteligencia en muchos sentidos, pero no por eso la hace algo especial, ya que el terror en la actualidad es poco más que un género perdido; Rentable para esa demografía de adolescentes que disfrutan de apagar su cerebro en medio de una película de peudo-terror disfrazado de "pseudoblockbuster".

No es pesimismo, sólo toma un poco de sentido común ver el patrón de las cosas que uno nota en cartelera (La cuerda, El niño, Anabel, El Conjuro, etc). ¡Joder!, ni siquiera hay ingenio para los títulos.

Estas películas siguen una fórmula demasiado paupérrima. Son tan bajas de presupuesto que ningún actor es de renombre porque es bien sabido entre los creadores que no están invirtiendo en algo de calidad. Dirección mediocre, terror predecible, clichés estandarizados, en fin; muchísimas cosas.

Y una de las que más molesta, es ver que se olvidan de toda una construcción. Se comen todas las introducciones, el primer acto en concreto, y por ende, la construcción de los personajes es inexistente. Es imposible que me tome la situación enserio si sus personajes no me importan; y no importan porque no hay exposición de nada. Ni siquiera se dan tiempo para formar una atmósfera.

Es importante hablar de este contexto para poder justificar todo lo malo que pasa con este filme; Y ya hablando más concretamente de la película en sí, sumado a todos los problemas que mencione anteriormente, el trabajo del guion se queda muy cómodo en su zona de confort de película conscientemente mala. No se le ve ningún esfuerzo si quiera para trabajar las escusas de la trama con personajes que siguen el cliché de no preguntar consecuencias, desobedeciendo advertencias, mostrándose escépticos ante peligros cuando anteriormente se vieron crédulos tragándose algo sumamente irreal, y en un todo, comportándose de manera tan antinatural.

Para empezar se encuentra el mismo título, y si algo me molesta de un filme, es que el mismo título de la película sea un spoiler en cuestión, o ya en casos más jodidos, que te cuente lo que va a pasar.
Sus errores son tan básicos que incluso aunque estuviera consiente de tenerlos y tratara de esconderlos con el uso de la sátira, seguiría siendo el bodrio que es por pretender parodiar la zona de confort en la que se encuentra. Incluso “La cabaña en el bosque” por mala que sea, tiene el mérito de intentar ser de terror mientras satiriza clichés de películas del genero dándole un sentido a la trama. Y esto no es exclusivo de esta producción, lo es para todo el actual género.

Una película más del montón que aburre, da asco a nivel de escritura, sumado a que no se puede rescatar absolutamente nada de lo técnico puesto que es del 2016, y un nivel tan básico para maquillaje, encuadre y enfoques en nuestros tiempos, da para algo más decente que las pequeñas porciones de cámara nos deja para poder apreciar lo que posiblemente sea un error más.

(1/5)



martes, 3 de mayo de 2016

Reseña - Civil War

Capitán América Civil War es una película del Marvel Cinematic Universe que abre con la tercera faceta de la tan aclamada compañía, una étapa que honestamente, no me llama para nada la atención.

Y no es que sea una decepción pero con las películas de superhéroes ya se está haciendo algo muuuy rotos a la hora de buscar innovar.
¿A qué me refiero? Muy fácil. La película es un popurrí de personajes tanto como viejos y nuevos interactuando entre sí, y es más atrayente la idea de que sea una pelea entre bandos opuestos.

El problema es que como trabajo, no tiene mucho esfuerzo. Sólo se preocupa por construir el conflicto en un nivel muy superficial. Los personajes en el nudo de la historia, conservan su personalidad pero el problema radica en que es muuuuy poco notorio. Se entiende que es un conflicto de suma importancia, pero se deja de lado la caracterización.
Tiene una narrativa exactamente igual que el soldado de invierno, con la diferencia de que esta última estuvo muy bien vigilada en el aspecto argumental. Aquí no sólo hay pequeños cabos sueltos en la trama, si no que al tener muchos personajes, la historia no puede fijarse en uno concretamente no porque se necesite una perspectiva, si no que no hay caso de poder siquiera definir correctamente a Spiderman y a Tachala.

Lo triste y poco decepcionante es que por su desenlace, la historia hace uso de un factor de shock en Tony, un golpe muy fuerte en su persona para que se quede arreglado sin ningún trabajo alguno. ¿De qué te sirve que un personaje tenga un nuevo conocimiento si no va a cambiar? Es un “show factor” más que nada. No hay aprendizaje, ningún progreso con algo tan trascendental como lo es un panorama nuevo de algo traumático. Una ventana nueva al aprendizaje del personaje.

Y los guardianes de la galaxia, de igual manera, podrá tener un elenco con muchos personajes para su primera película, pero esta se salta toda su introducción y se enfoca más en ellos dotándolos de importancia. Conociéndolos en el transcurso de esta misma sin necesidad de explicaciones innecesarias que se pueden dar a entender con una exhibición concisa.

Su falla no es por su narrativa poco más densa de lo usual, si no que combinada con tal colosal cast y su formato de película, descuida a sus personajes cuando irónicamente, estos son el atractivo de premisa.

Dirección y actuaciones regulares, música para nada destacable y coreografías poco consistentes unas más cuidadas que otras y lo verdaderamente decepcionante es que las mejores son las que vienen en los trailers. ¿Por qué no me sorprende?

Sin embargo, no voy a negar el hecho de que fue una producción acertada con lo que quiso hacer. Su acción está bien ejecutada y se enfatiza muy bien la dirección en las peleas con sus planos ambientales dándole la debida atención a lo que se debe ver. Al final no es la mejor películas de superhéroes que se haya visto, pero juega bastante bien con sus elementos y a pesar remarcar sus errores, Al final es una película bastante decente. Potencial desperdiciado y apresurado cuando se pudo implementar mejor la idea en un par de años más pero al final un producto pasable.

(3/5)




domingo, 27 de marzo de 2016

Batman v Superman

Batman v Superman tenía a muchos esperando el 2016 con ansias porque nunca se había visto que estos 2 personajes fueran protagonistas de su propia película en imagen real, y tristemente, ni son protagonistas, ni es trascendente en ningún sentido.

Hay muchas aristas de mal ver en este trabajo, pero empecemos por el principio y digamos que la película, pese a su ritmo, se enfoca en muchas cosas y no dice mucho realmente dentro de lo que estamos viendo. Normalmente por no decir “Es necesario” uno para escribir hace hincapié en tres partes, su introducción, nudo y desenlace, conocidos como actos. Aquí no hay atención en tratar de discernir cuando empieza uno y cuando acaba. Tiene un trabajo inferior a su predecesor “The Man of Steel”.
 Posé una introducción innecesariamente larga y en verdad es un alivio que no fuera más largo por el pasado de Bruce, que en verdad se agradece que fuera una justificación rápida, concisa y sin diálogos acompañados con música. Pero esto, por bien que esté hecho no tiene ningún caso. El 90% de las personas que están mínimamente relacionadas con el mundo del entretenimiento saben quién es Batman, y si no, esas personas no tienen interés alguno de ver esta película, ¿Por qué introducir el pasado de un personaje que todo el mundo ya sabe quién es y su back story?

Tiene muchos personajes, y para ser una película que se supone y presume ser la sucesión de El hombre de acero, realmente Superman no es el foco de atención. Se trata de una película con papeles protagónicos, quienes son, Batman, Superman, Lois y Lex. Es una película sumamente saturada que cae principalmente por esto. Cuál es la necesidad de desviar la atención a cada momento de personaje en personaje? Seguramente porque es una historia muy complicada, verdad? Spoiler: No.

La película está lejos de serlo. Es decir, sin dar spoilers, pero el problema que tienen tanto Batman como Superman es que, con Batman al igual que con las películas de Nolan, se olvidan del carácter detectivesco del personaje y lo tratan como un bruto en el sentido de que los problemas los resuelve de la manera difícil, y Superman es víctima de la conveniencia, que no aprende y cae dos veces en la batalla con el mismo truco.

Al hacer uso de estos papeles alternos, el guion falla al no darnos concretamente un espacio o algún hecho importante para darse presencia. Es una cinta totalmente hiperactiva que da rabia el saber que es sólo una introducción para todo un universo cinematográfico.

Hablando más concretamente de Batman, Ben Affleck interpreta bien al Batman que le tocó jugar. En apariencia es el mejor Batman que se ha visto y se verá, admítanlo, la mayoría de los que lloraban de que la iba a cagar y que era gordo, era mera gente superficial que en su vida ha sabido algo del personaje de los cómics. A decir verdad, no se puede criticar mucho de su actuación concretamente, no por que lo haya hecho mal, sino porque la película, dentro de lo larga que es, vemos más a Bruce Wayne antes que a Batman. Las escenas de acción están bien logradas y la coreografía está bien pero no califica como actuación tomando en cuenta que los recursos con los que dispone la película está más presente el CGI en estas escenas antes que los mismos actores. Cabe recalcar que es un Batman muy distinto, haciéndolo ver más como un bárbaro, sin analizar las cosas y optando por la vía mala como primera opción. En pocas palabras, no es el Batman más inteligente que existe.

Superman goza el privilegio de ser el único del que ya tenemos algo de conocimiento (De una película de igual forma mediocre) y de igual forma tiene menos exposición que Affleck!!! Esta película se esfuerza poco en tener interesado al espectador con sus personajes. Incluso Lois influye más en el conflicto del final de lo que debería.

Por cierto, la mujer maravilla no tiene otra función más que para salvar a Batman del rayo de Doomsday, y esto no es ningún spoiler, es algo que todo mundo vio en los trailers. Y si no hubiera estado y sólo era necesaria para eso, igual pudieron haberla quitado y admitámoslo, Batman hubiera salido de ese apuro con una excusa totalmente retrasada salida de la pluma de un escritor aprovechado del “I’m Batman syndrome”. Cosa que igual pasa, el murciélago tiene clara ventaja sobre Superman por lo que ya mencioné de que Clark lo tratan como alguien que se olvida de con quién está peleando cayendo en el mismo error 2 veces. A decir verdad, todos los personajes resaltan por su ausencia más que por su aportación a la trama.

A decir verdad, el mejor personaje en esta cinta es Lex, que por triste que suene, el más interesante y que pone en un dilema moral muy fuerte a uno de los 2 estelares. Es bueno pero lejos de lo excelente y se siente más como un collage de otros personajes de DC al dotarlo de características propias de otros villanos de Batman. Y aunque esto pueda sonar malo, realmente es sólo un aditivo. No me importa si tomó características y cualidades que no tiene en el mundo de los cómics. Falla como adaptación de Luthor pero en realidad es el que se lleva parte del crédito. A su vez Doomsday sólo está ahí para generar acción. No es un personaje, es sólo una herramienta de Luthor para generar acción. La película se esfuerza demasiado en hacer creer que hay un problema trascendente con tan poca justificación.

Por cierto, es muuuy pedorro el final que nos presenta, o mejor dicho, nos quiere presentar con un desenlace usando un shock factor que, para la gente que sepa un mínimo de los planes de DC, no impacta nada. Ya de por sí la película es muy larga para que se tome el tiempo de querer dejar una impresión de importancia cuando hay películas confirmadas que serán continuación de esta!

Cuando menos los caméos sí fueron caméos, cosa que viéndolo del punto de vista publicitario, fue mucho ruido para unos cuantos pocos segundos de la película, dejando obvia expectativa para las películas que vienen

Tiene un inicio muy pretencioso y un final muy acelerado, una película promedio de superhéroes con el toque que DC quiere darle a sus franquicias de “Más serias” para distinguirse de la competencia con buenas escenas de acción que dejará muy impresionados a los persignados de Batman, satisfechos a los adoradores de Superman y pasmados a los de la mujer mara… A no, ella no importa. Alfred? Meh, tampoco resalta en nada y bien está ahí por compromiso más que nada.
Normalmente le daría un 5 a un trabajo como este porque mínimo puede cumplir como película de acción; pero toma mucho tiempo para ponerse interesante, pero por lo mal construido que está tanto el primer y como el 90% del segundo acto, la película no hace que me importe siquiera.

Al final si terminaste decepcionado, deberías considerar no ser un fanboy sólo por la popularidad de los personajes, ya que actualmente, y por triste que suene y muchos no lo quieran admitir, ¿para qué poner calidad real en películas con iconos de la cultura popular, cuando puedes presentar una introducción pseudo-inteligente para luego pasar a un conflicto lleno de buenos efectos?

Claro que voy a ver las películas que siguen, pero al ser una introducción muy mala, ya me sorprenderá si logran más movimiento en las cintas por venir ya que aparentemente, no necesitan perder ya más tiempo en presentaciones. Que esta cinta sea un error para compensar lo que viene. Mínimo se puede hacer eso.

Un trabajo que busca desesperadamente una identidad fuera de lo que es la competencia que terminó por ser la deserción en películas de superhéroes.

(1/5)


Es una película demasiado cargada que al final cae por su propio peso.



miércoles, 9 de marzo de 2016

Reseña - Le magasin des Suicides

¿Ha fracasado en su vida? ¡Triunfe en su muerte! Hay muchas opciones de donde escoger para terminar con su patética existencia. No piense en los demás, sabemos que nadie lo extrañará, será la mejor y última inversión de su vida. La muerte es gratis, pero el suicidio cuesta. Le aseguramos que no se arrepentirá, ningún cliente se ha quejado.

Sí, esta es una película que, debido a su concepto lleno de excentricidad, me extraña que no haya sonado por estos rumbos. Seguro es una premisa muy macabra sin llegar a lo gore, pero pasemos a ver si este metraje hace honor a su nombre.

The Suicide shop o Le Magasin des Suicides en su nombre original, es una película animada franco-belga-canadiense del año 2012 dirigida por Patrice Leconte, basada en la novela de humor negro del mismo nombre publicada en el 2006 escrita por Jean Teulé y nominada al premio de la Academia filmográfica Europea.

El concepto es simple y muy imaginativo desde un principio. La familia Tuvache tiene por negocio una tienda que asiste a los suicidas vendiendo numerosa cantidad de herramientas para hacerles el trabajo más sencillo y menos tortuoso en algunos casos, ya que al parecer en la ciudad en la que viven, siempre ha habido una depresión desmesurada.

Y la premisa pues, aquí es donde la película se desglosa de una manera muy atípica. Es verdad que la historia tiene un protagonista, pero es un guion escrito con papeles protagónicos. Lo cual no tiene por qué ser algo malo siempre y cuando se le dé la debida atención a la perspectiva de los personajes a tratar mientras no se descuide la trama principal.

Y si bien es cierto que la trama principal es una Transformación, esta historia tiene otras 2  sub-tramas que vendrían siendo Sacrificio y Amor respectivamente.
La primera trama trata de Alan, el hijo menor de la familia que siendo alegre, crédulo y amante ferviente de la vida, contrasta con el negocio familiar. Alan funge de personaje descolocado en un escenario elaborado por su familia, que a contraposición de él, son tristes, conformistas y en general, ven la actitud de Alan como un defecto por el modo de vida que tienen atendiendo la tienda. Alan tiene por motivación cambiar esto de su familia y en un todo, a la ciudad misma, ya que le parece muy vacía la vida de los demás a su alrededor y carente de propósito si al final terminarán suicidándose. Es de él la trama principal ya que es nuestro protagonista.

Seguido a eso tenemos a Mishima y a Lucrèce, los padres de Alan que tienen un conflicto mucho más interesante. Al ser los dueños de la tienda y proporcionar de vías sencillas a los suicidas pasan 2 cosas. Estos ponderan sobre su estabilidad económica y su salud moral. Estos 2 personajes reflexionan en lo que es asistir un suicidio desde 2 puntos de vista paralelamente inversos. Saben que está mal hacer lo que hacen, y desean la muerte por todos los homicidios que han asistido, buscando así su redención, pero a la vez están conscientes de que no pueden permitirse el morir, ya que su función es ayudar a las personas desesperadas de la manera en que ellos decidan morir. Es ésta indecisión y bizarro sentido de la responsabilidad, lo que los  mantiene con vida. Es esta razón lo que hace brillar a este trabajo hasta cierto punto, y le da a estos personajes un desarrollo más creíble y serio. (No me jodan con el significado de “bizarro” y su sentido anglosajón, es bastante evidente que lo estoy usando en ese sentido).

Este conflicto es ciertamente lo que hace más interesante a la premisa, así como la canción que usan para representar este estado emocional, que por cierto es muy buena. Y sí, disculpen por no mencionarlo, pero la película se trata de un musical.  Su música está bien dentro de lo que cabe. Su primera canción es la más floja comparada con las demás a nivel técnico y musical y ciertamente el filme no es lo mejor en cuanto a musicales animados, pero para efectos de transición y profundidad en personajes con dilemas morales muy complicados, sirven para no perder tiempo en algo que se puede dar a entender en una canción. Y sus canciones van por el mismo estilo que se usa en la cinta “Les Misérables” con la diferencia de que en el apartado vocal, aquí no son tan profesionales los dobladores que interpretan a los personajes, y cómo dato curioso, The Suicide Shop se estrenó 2 meses después de que se empezara a filmar la cinta anteriormente mencionada. ¿Divertida coincidencia, no?

Sin embargo, el defecto indiscutible que tiene esta decisión de darle a Mishima y a Lucrèce conciencia de su moral es que, al ser el filme una comedia oscura, este movimiento en la trama destruye toda posibilidad de poder sacar situaciones cómicas si los personajes Empiezan a reflexionar antes que fungir como cómplices del sentido cómico del concepto. Y no es sólo por esta reflexión por la cual la historia se va por otro camino que no es la comedia, si no que inclusive si no fuera por esto, la película podría seguirse prestando para buscar la ejecución de la comedia, pero la tercera sub-trama es lo peor que le pudo haber pasado a este largometraje. 

Ni siquiera tendría por qué llamar “trama” a este pequeño movimiento mediocre para darle una excusa a la historia de dar un final. Se siente poco trabajado y termina por no cumplir con su etiqueta de “Comedia negra”. Esta última trama, la de amor, no tiene sentido y sale porque sí. En este sentido la película no usó el hecho de ser un musical para explorar esto. No justifica nada, es casualmente conveniente para que Alan pueda cumplir con su plan, que honestamente fue de igual manera bastante conveniente porque no vimos que este cirquito del amor fuera obra suya; introduciendo a un personaje al final que sale porque “La historia necesita un final”. Este es su punto más negativo y hecha a perder totalmente la película por cómo estaba ejecutándose.

Ya pasando a aspectos más generales; falla como comedia negra y cumple lo que promete a medias. Sí, es verdad que tiene chistes negros, pero llega un punto en el que se les acaban y dejan de buscar situaciones donde se pueda aplicar una que otra ironía lúgubre.
Hay escenas que no aportan nada y no dejan avanzar a la trama principal, y aunque que no duran gran cosa, una de estas escenas termina por ser un chiste, que personalmente no me pareció gracioso, pero bueno, supongo que a alguien pudo haberle dado risa.

Dentro del apartado técnico puedo decir que es muy bueno y no tengo problemas con ello. Pero sí que son evidentes esas escenas donde se les prestó más atención a aspectos de movimiento y ángulos de cámara. Un ejemplo sería, por no decir mucho y aclarando lo que dije anteriormente de esta misma, la primera canción es super estática, sólo haciendo planos aquí y allá con personajes que no se mueven, mientras que otras se ve que fueron la prioridad. El diseño de los personajes es muy característico, siendo Mishima el personaje más icónico. Se usa un estilo muy particular de dibujo, muy semejante al que tienen los juegos de Profesor Layton.

Al final, la historia no sabe a dónde quiere ir ni a quién prestarle atención. Si a Lucrèce y Mishima, al temprano amorío de la hermana de Alan, o a nuestro protagonista. Al final con tantos focos de atención en la película, se pierde el sentido inmersivo que la historia traía consigo. La trama de Alan es la que mueve la historia, y desearía que realmente no lo hiciera, ya que el conflicto de Mishima y Lucréce era más interesante.


Ya para concluir, La tienda del suicidio es un buena premisa que sería mejor ejecutada si se optara por ser más unilateral en un solo conflicto antes que buscar darle un enfoque a varios personajes a la vez. Esto es una película, no una serie. Si no tuviera todos los problemas anteriormente mencionados, fácilmente esta historia tendría un 3.5 o un 4, pero al final, arrastrando estos errores, se lleva un (3/5) . Gracias a sus valores productivos, por sus canciones y en parte la mitad del elenco de personajes más que nada, esta película pasa por los pelos, aunque bueno… Pudo ser mejor si se hubiera dirigido por un director con experiencia en el campo de la animación, antes que por un director con un capricho y un guion con más sentido de la estructura y menos basura en su desenlace.
Por su atención, muchas gracias.

(La gente con ese nombre se hizo a la expectativa y al no ver sangre se puso triste y le dio 0. Estos críticos de hoy, le gusta cagar pero no saben limpiarse).

miércoles, 2 de marzo de 2016

Reseña - Princess Arete

Existen muchas películas que tengan por protagonista a una princesa, y la gran mayoría de las veces, lo cliché, es que estas historias se basen en lo superficial, ya sea un interés amoroso, o que sean adaptaciones más blancas de cuentos de hadas para un público infantil. Son contadísimas las historias que no tienen esto por motivación que sean decentes, y aun así, siguen pecando de hacer las cosas un poco más amenas para los temas que tratan, sin explorar una profundidad más real. Pero hay pocas que poseen una trama que no muchas de estas historias se atreven a exploran. Y eso es lo que revisaré en esta ocasión.

Empecemos con la premisa. Arete, es una princesa que pese a ser realeza, no tiene libertad, y el rey la usa como recompensa para aquél pretendiente que ofrezca el regalo más valioso. Ella al transcurso de su corta vida, se percata de que no está viviendo del todo ya que se ve encerrada en todo momento y sólo desea poder saber su propósito en la vida. Hasta que se ve víctima de un secuestro por parte de un hechicero llamado Boax. Y eso es todo. Puede oírse muy simple, y esto en parte es cierto porque no hay mucho movimiento en el relato en sí, pero lo que intriga más son sus personajes, en especial Arete que toca temas muy poco explorados en cuanto a la típica historia de princesas se refiere, tratando su premisa de una manera bastante madura a comparación. Pero ya explicaré esto más adelante.

El estudio de animación, a diferencia de lo que puedan pensar algunos por su diseño y su narrativa poco habitual, pues nope, no es Ghibli. Aunque de hecho su director, Sunao Katabuchi sí trabaja como director en Ghibli, él co-escribió el guión original, así que este hombre por sí sólo tiene sus méritos. El Studio 4ºC es responsable de esta producción, siendo este su tercer trabajo fílmico, pero primera película dirigida por este señor.

Arete es infeliz, sabe que es la princesa, no tiene ninguna obligación aparente, ni siquiera la vemos acompañada de algún amigo o algún sirviente amistoso. La vemos inconforme y deseosa de vivir, de tener experiencias, se siente inútil por creer que su existencia no tiene valor. La tiene para el rey hasta cierto punto porque no vemos que la estime siquiera, y le es más un objeto por razones que sabemos, pero que por lo poco que es tratado este tema, pasa a no importar. Ella está vacía y ansiosa de propósito aunque no lo demuestre. Arete “es”, pero no “existe”, no tiene una vida y sus monólogos ayudan a que podamos comprender su situación de una manera más empática. Al describir a la princesa se es evidente que la trama en cuestión es un descubrimiento, y que a su vez, es digno de aplaudir por buscar ejecutar un desarrollo de personajes más maduro, aunque estos en general, al ser algo secos y carecer, a comparación con Arete de profundidad, y pese a estar bien caracterizados, no dan el ancho en ningún sentido y sólo están ahí porque la historia lo requiere. Importan poco o nada para hacer llegar al espectador ese sentimiento de importancia por el que pasa la niña. La única que realmente es rescatable es la misma protagonista, haciéndolo así un relato con un personaje principal bueno rodeado de personajes flojos. Aun así, Arete, pese a la buena intencionalidad con la que fue escrita, es poco explorada y la historia por si misma ameritaría que se le prestara más atención en este apartado; aunque agradezco el enfoque distinto que le dieron a su comportamiento en comparación a otros personajes semejantes en su posición.

Tristemente la película peca de algo muy feo, su pacing sumamente lento con acciones casi nulas al punto de decir que hay momentos en los que no pasa nada. Hay muy poco movimiento y su narrativa es sumamente densa tirándole a lo aburrida. Personalmente a mí no me desagradó la decisión pero no puedo mentir, esto lejos de ser un modo factible para presentar una historia que busca ser profunda, termina siendo demasiado pesada para los que no están acostumbrados a la narrativa japonesa. Aunque, a decir verdad, en este aspecto es donde se nota más el estilo Ghibli, y quiero creer que por esto la gente se confunde al creer que este material es del dichoso estudio. Recordemos que Sunao Katabuchi, al trabajar también en esta empresa, es inevitable el notar que Princess Arete tenga cargando este problema ritmico desde el guión. Es menos impresionable en cuestión técnica que el viaje de Shihiro, pero tiene una narrativa muy similar, así como el castillo ambulante, y The Wind Rises.
Algo que sí es un paso atrás en cuestiones de tecnicidad, es su dibujo. Es simplista, la verdad no molesta y no es que mi queja vaya dirigida al diseño, pero no hacen uso de sombras ni de brillos mas que para lo esencial, dándole una sensación al dibujo de sobreposición. Se da un contraste muy incómodo a la hora de ver a los personajes en escenarios tan trabajados.
En resumidas cuentas, diría que este trabajo brillaría más antes como cortometraje, porque como película es más un despropósito antes que un acierto por su innecesaria duración. Pero ya siendo un poco menos objetivo, a su favor diré que por lo menos para mí no fue pesada, aunque sí la sentí algo lenta sólo al principio y aunque NO sea una historia épica de una princesa al estilo Mononoke, se nota que es un trabajo hecho con mucha pasión.

Y pese a todo lo negativo que dije de la película, no la considero mediocre y mucho menos mala. Agradezco que existan este tipo de materiales ya que siempre van a ser frescos en cuanto
a trabajo artístico se refiere. Y su música, Dios! Su música ayuda de manera excelente en ambientar la narrativa en la época medieval. El uso de flautas transversales acompañadas con Laud forman una melodía sencilla que le queda muy bien en los cambios de escenas así como para presentar los escenarios. Y aunque esto sea sólo técnico, sería un crimen no remarcarlo (Toda la música es HERMOSA).

Por mi parte se lleva un
(3/5) Sus defectos son muy fuertes y le restan puntaje a un trabajo que tenía más potencial, pero a su defensa no pretende dar una imagen de la típica princesa. Si quieren ver acción, vean la princesa Mononoke ((4.5/5)), pero si buscan una historia tranquila, definida por el protagonista, un tanto distinta a lo usual y poco digerible, Arete no sería un mal comienzo. No es para cualquiera ya que, como dije, no es una trama de acción, pero sí que es una historia con un muy bonito mensaje que no es para nada sermonero. 

             

Toda esta película es más una curiosidad que una obra de arte pero aun así la recomiendo si:
1.- Tienes bien forjada tu virtud de la paciencia.
2.- Si quieres dormir.

(Si eres de esas personas que ve los trailers antes de ver una película vieja, no te emociones, es lo más impresionante de la película pero pegado)